Puccini e la sua Lucca Puccini e la sua Lucca Puccini e la sua Lucca Puccini e la sua Lucca Puccini e la sua Lucca Puccini e la sua Lucca Puccini e la sua Lucca Puccini e la sua Lucca Puccini e la sua Lucca Puccini e la sua Lucca Puccini e la sua Lucca Puccini e la sua Lucca Puccini e la sua Lucca Puccini e la sua Lucca Puccini e la sua Lucca Puccini e la sua Lucca Puccini e la sua Lucca Puccini e la sua Lucca Puccini e la sua Lucca

Lucca

Lucca puede presumir de una tradición musical como pocas otras. Solo por mencionar algunos de sus compositores: Nicolao Dorati, Cristoforo Malvezzi, Gioseffo Guami, Giovanni Lorenzo Gregori, Francesco Barsanti, Francesco Gemignani, Filippo Manfredi, Luigi Boccherini, Alfredo Catalani y Giacomo Puccini. Es probable que la riqueza de esta tradición venga del hecho de que, después de haber sido capital de un estado independiente - aunque pequeño - hasta 1847, los eventos musicales se consideraron un adorno importante de la vida política y social.
A la cantidad y calidad de los eventos musicales siempre se le acompañó una particular atención a la educación musical, que culminó en 1842 con la organización definitiva de un Instituto Musical. Tierra de músicos, el cual el más querido y conocido es sin duda Giacomo Puccini.

Manon Lescaut, La Bohème, Tosca, Madama Butterfly, La Fanciulla del West, Il Trittico, Turandot, triunfan en los teatros de todo el mundo y el reconocimiento de la grandeza de su música es unánime.
Lucca ofreció al joven Puccini toda su cultura musical: el Conservatorio donde estudió, las “cien” iglesias con los órganos y los coros, los mecenas que encargaban; palacios con esa nobleza que amaba profundamente la música, al igual que todos los ciudadanos que se propagaban en el hermoso Teatro del Giglio.

Galería fotográfica:

  • San Martino dome in Lucca
  • Lucca
  • Lucca walls
  • Via del Fosso Lucca